Pastel de Camote

Pastel de Camote

¡Últimamente Luca trae la manía de pedir que le haga pastel todas las semanas! Jajaja

No les voy a mentir, la verdad es que la mayoría de las veces tengo tantos pendientes que busco la forma de NO COMPLICARME las cosas QUE PUEDO y por eso había optado por hacer pasteles de cajita.

Sin darme cuenta, éste domingo termine haciendo un pastel sin lácteos y sin gluten. Como saben, amo comer sano y disfruto cocinar, pero la verdad casi siempre busco hacer lo más fácil, lo más rápido con ingredientes que encuentro en cualquier supermercado y me había limitado a hacer éste tipo de recetas porque usualmente me faltaba algún ingrediente. 

 

Encendemos el horno a 170º con calor arriba y abajo. 

Mientras se calienta, preparamos la base. En un bol grande mezclamos almendras molidas, nueves pacanas machacadas en trozos y una pizca de sal. 

En otro bol, combinamos el aceite de coco derretido, el azúcar y la esencia de vainilla. Después echamos los ingredientes húmedos sobre los secos y mezclamos bien. Por último ponemos la masa en un molde redondo de unos 26cm. Presionando con los dedos, la extendemos por le fondo y las paredes. Horneamos 12-15 minutos: que se dore un poquito ¡pero que no se queme!

La scams con mucho cuidado y, cuando aún esté caliente, extendemos la clara de huevo por toda la base con un pincel de cocina. Dejamos enfriar mientras hacemos el relleno. Primero, lavamos y pelamos bien dos camotes medianos, los partimos en trozos y los asamos en el microondas o al vapor hasta que queden un poco suaves. 

Subimos la temperatura del horno a 200ºC. Echamos en un procesador de alimentos o licuadora los camotes en trozos, el aceite de coco, los huevos y la yema que había quedado suelta y batimos unos segundos a baja velocidad. En un bol, mezclamos la canela, la nuez moscada, la levadura en polvo y la sal e incorporamos esta mezcla al procesador de alimentos. Echamos también la leche de coco, azúcar moreno y el vinagre de manzana. Batimos p30 segundos a baja velocidad, que todo se mezcle y quede blandito. 

Ponemos la masa del relleno sobre la base crujiente que habíamos dejado en el molde (que ya estará fría) y metemos todo al horno. Lo horneamos 10 minutos a 200ºC y después bajamos l temperatura a 160ºC para dejarlo unos 30 minutos más, o hasta que veamos que la masa está dorada. 

Al pincharla con un palillo, tiene que salir con migas pegadas. 

Dejamos que se enfríe un poco, desmoldamos y ¡LISTO!

El resultado ¡ME FASCINO! Y lo más importante, a Luca también, jejeje. Lo único malo es que Cami tiene varios años con la manía de decir que no le gusta el coco y como ella me ayudo a prepararlo y vio que llevaba aceite y leche de coco dijo que no le gustó… Yo creo que es más por la manía que tiene en contra del coco que el sabor, porque de verdad me sorprendió la delicia de postre, ya que yo soy SÚPER panera y si no tiene algo “panoso” “galletoso” siento que no estoy comiendo postre y no me pasó esto con ésta #deliciosurademiamor

¡Cuéntenme que opinan de los postres sin lácteos! ¡¿los han probado? ¡denles una oportunidad, se van a IMPRESIONAR!

 

 

 

 

 

Leave a Reply