Carta a Mis hijos

Queridos hijos,

Felicidades en su día. ¿Cómo? Si es día de las madres, no de los hijos.

Bueno, me parece importante rescatar que éste trabajo, el de ser mamá, no podría tenerlo si no existieran ustedes. Así que hoy aprovecho éste día para darles las gracias porque desde el primer instante que supe que su vida latía dentro de mi, diario me dan la oportunidad de amar como nunca había amado, de luchar como nunca lo había hecho, de reinventarme a diario y renacer en cada uno de sus partos.

Me acuerdo, que a mis 20’s sentía que todo lo sabía y todo lo podía. Planeaba mi vida y mis metas de forma rigurosa y metódica, todo estaba “bajo control”. En eso llegaste tu Camila, me enseñaste que no tenía idea de la importancia y el peso de la vida, tenía idea de un bosquejo de lo que significaba el amor y en realidad de todo sabía muy poco. Junto a ti, me transforme en la mujer que siempre había soñado ser, una mujer plena, que lucha y es feliz. Claro, que no todo es fácil ni color de rosa, pero siempre he creído que en los retos, el caos y las caídas es donde aprendes y das forma a la persona que quieres ser.

Después, cuando creí que no podía estar mejor mi vida, llegaste tu Luca. La incertidumbre de no saber si iba a ser capaz de amar a alguien tanto como a Camila me mataba. Por fin llegó el día de conocerte, te ví, mi corazón se hincho exponencialmente y aprendí que el amor no tiene limites. Descubrí un amor nuevo y conocí al hombrecito que me vuelve loca día y noche (para bien y para mal, jajaja)

Queridos hijos, se que estoy lejos, muy lejos de ser perfecta, que a veces, o muchas veces me equivoco, pero también se que muchas más veces les demuestro mi amor profundo, total e infinito.

Que nuestro amor viva para toda la eternidad.

Los ama, mamá.

 

*Fotos: @mariamadrazophotography

 

Leave a Reply